Resumen del VII FNDR del pasado 27 de febrero «el papel de la formación continua en la innovación»

El pasado día 27 en el Auditorio de Feria de Zaragoza tuvo lugar el tercer bloque temático del VII Foro Nacional de Desarrollo rural, «El papel de la formación continua en la innovación».

 

El agricultor y ganadero que no apueste por el conocimiento se verá abocado al cierre

Ramón Iglesias, jefe del Servicio de Innovación y Transferencia Agroalimentaria en el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, habló así en la presentación del tercer bloque temático del VII Foro Nacional de Desarrollo Rural, que se ha centrado en el papel de la formación continua en la innovación. «En un escenario de reducción de ayudas, la productividad es esencial, y ésta depende de ser competitivos».

Presentó la configuración del sistema de transferencia del conocimiento en Aragón, es decir, qué actores forman parte del AKIS Aragón (Sistema de Conocimiento e Innovación Agrario). Los agricultores, ganaderos, pequeñas y medianas empresas, etc. Son los receptores de la información.

Hay agentes tradicionales de transferencia del conocimiento, que son las organizaciones profesionales agrarias, cooperativas, comunidades de regantes. Y se han creado nuevas redes de información, como RICA, RedFAra, Fundación para la Agricultura del Conocimiento, Alianza Agroalimentaria Aragonesa, etc.

Citó también el entramado de centros de investigación y formativos, de los que sale información hacia los agentes tradicionales y las redes nuevas de transferencia.

Respecto al nivel formativo del sector agroalimentario “lo sorprendente e inconcebible es que las explotaciones agrarias no estén en manos de personas cualificadas.

Con el PDR, se está dando una importancia especial a la formación de técnicos, con el fin de que asesoren a los agricultores.

Concluyó que “en un escenario de reducción de ayudas la productividad es esencial, y ésta depende de ser competitivos; el conocimiento se plantea como fundamental, y el que no apueste por ello tendrá que cerrar”.

Es una preocupación que ha compartido Carmen Urbano, directora general de Promoción e Innovación Agroalimentaria del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

Se ha centrado en el mensaje de “poner en valor las producciones agroalimentarias aragonesas, algo en lo que es necesaria la participación de todos los agentes que forman parte del AKIS Aragón (Sistema de Conocimiento e Innovación Agrarios de Aragón)”.

Presentó la iniciativa del Círculo Agroalimentario “Experiencias de formación en red. Círculo Agroalimentario Comparte el Secreto”, que persigue la implicación de todos los agentes que quieran ser embajadores de los productos aragoneses; ya hay 150 que forman parte de este proyecto. En su discurso señaló que “es preocupante lo escuchado durante este Foro de Desarrollo Rural (en lo concerniente a la falta de formación), porque hay en proceso varios proyectos industriales de calado pero veremos de dónde sacaremos los profesionales”.

Expuso los cuatro pilares estratégicos sobre los que se cimenta la actuación de la Dirección General de Promoción e Innovación Agroalimentaria: Formación, cooperación, transformación digital e internacionalización.

Carmen Urbano recuerda que se ha creado el Círculo Agroalimentario, con el fin de implicar a todos los actores que quieren ser embajadores de los productos aragoneses; ya hay 150 agentes que “comparten el secreto”.

Laura Enfedaque, jefa de Área de la Subdirección General de Innovación y Digitalización del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Centró su charla en los “Sistemas de conocimiento e innovación en la agricultura en el marco de la PAC”, habló de los AKIS, una expresión que comenzó a utilizarse hace una década en el ámbito de la investigación. Define AKIS como un “ecosistema de innovación en el que participan todos los agentes del sector”.

 

Citando claves que debe cumplir un AKIS: “Que el agricultor esté en un primer plano, que el asesoramiento sea independiente, que haya una base agronómica pero que esté abierta a las habilidades digitales,…”. “Los AKIS son fundamentales para la modernización del sector agrario”.

Ramón Piñeiro, secretario adjunto del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias. Presentó la plataforma Formación Agrónomos y habló de la “Formación continua desde los Colegios Profesionales de Ingeniería Agronómica”.

 

Recalcando que una de las funciones de los colegios profesionales es organizar actividades de formación continua, con el fin de actualizar el conocimiento de los profesionales.

Las actividades se organizan en formato presencial y on line. Es un campo en el que han entrado de lleno las nuevas tecnologías. Precisamente varios colegios de agrónomos de España (entre ellos el de Aragón, Navarra y País Vasco) comenzaron a colaborar en iniciativas de formación, y así nació Formación Agrónomos, que se presenta como plataforma tecnológica formativa.

Ramón Piñeiro habló sobre la comisión que coordina la oferta formativa de los colegios, una oferta que comparten todos. Hay cursos de especialización, cursos específicos y jornadas profesionales.

Concluyó que “al final lo que se quiere conseguir es un doble objetivo: Que haya ingenieros agrónomos bien formados, y la garantía de un buen servicio a la sociedad”.

Javier Brieba, ingeniero técnico agrícola. Coordinador y responsable de formación del INTIA. Habló sobre “Los desafíos de la formación continua”, y realiza una exposición sobre el Instituto Navarro de Transferencia e Innovación Agroalimentaria (INTIA), creado en 2011 a partir de la fusión del ITG Agrícola y el ITG Ganadero. Este organismo se presenta como “pionero en aunar la investigación aplicada (experimentación) y la transferencia al sector, trabajando en toda la cadena de valor”.

Javier Brieba recalcó que “se dedica mucho tiempo en esta entidad a la formación de los técnicos, con el fin de que estos después puedan asesorar a los agricultores y ganaderos”.

 

Este asesoramiento se realiza a través de jornadas de puertas abiertas, charlas y jornadas divulgativas, reuniones en cooperativas,etc. Se tiene claro que el asesoramiento debe cumplir varios requisitos: Imparcialidad, profesionalidad y confianza.

La transferencia del conocimiento tiene ahora dos direcciones. Antes la cadena partía de la investigación, pasaba por la experimentación y extensión, y llegaba a los agricultores y ganaderos. Ahora también se va a la inversa, atendiendo a lo que piden y necesitan los agricultores y ganaderos.

Javier Brieba dijo que “se ha observado que es necesario capacitar al agricultor en nuevas tecnologías, desde lo más sencillo (como saber manejar un teléfono móvil) hasta exprimir las posibilidades que ofrecen los satélites”.

María Isabel López Infante, jefa del Servicio de Formación y Transferencia Tecnológica. Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica – IFAPA. Habló sobre “La formación y transferencia de tecnología como elemento clave para la innovación en Andalucía”.

 

Expuso el objetivo primordial del IFAPA, que es “la modernización del sector agroalimentario”. Lo pretende conseguir a través de la investigación, innovación, formación y transferencia, contando con 15 centros de investigación y formación implantados en todo el territorio andaluz.

La formación continua que se imparte es cada vez más especializada, un poco a la carta para formar a los agricultores dependiendo de las características de su explotación. Se quiere potenciar la formación de los asesores, de forma personalizada de acuerdo con sus características personales y con el perfil del agricultor con el que va a tratar en su día a día.

El IFAPA trabaja en varios proyectos de transferencia, abordando nuevas variedades, nuevos formatos que ofrecer al consumidor, etc. “Se aprovechan las nuevas tecnologías, en el sentido, por ejemplo, de que los agricultores puedan consultar información técnica a través de sus teléfonos móviles”.

La intervención de Jesús López Tapia, responsable del Centro Nacional de Tecnología de Regadíos – CENTER fue sobre “CENTER. Caso de formación práctica en tecnologías innovadoras en el sector del regadío”.

Aplicó el término normalización, en el sentido de que en el Centro Nacional de Tecnología de Regadíos trabajan “juntando a investigadores, empresas y usuarios, los cuales establecen qué se debe hacer en una materia; de allí se extraen normas de cumplimiento voluntario”. Se hacen jornadas técnicas y también demostraciones en la finca experimental, “algo muy necesario debido a que las innovaciones son continuas en el sector del regadío”.

Hay además un apartado de I + D que, por ejemplo, está trabajando con Aula Dei en la detección precoz del mejillón cebra; esa detección precoz permite tratarlo antes, con el ahorro económico que ello supone.

 

Preocupación por la falta de formación en el agro, y más ante un mundo que evoluciona tan rápido

El VII Foro Nacional de Desarrollo Rural ha concluido, y lo ha hecho manifestando la preocupación de los participantes respecto a la falta de formación en el colectivo de agricultores y ganaderos. Además, ante un escenario tan cambiante en el mundo, con una evolución que se produce a gran velocidad.

El panorama de futuro es de reducción de las ayudas, por lo que las rentas deberán proceder de la productividad. Ser más competitivos dependerá en el agro de la innovación, y para que se dé ésta entra en juego la formación.

Son reflexiones realizadas en este Foro Nacional celebrado en marco de FIMA 2020, en Zaragoza. Se habla de formación técnica, que debe estar completada por la formación tecnológica, pero siempre sin abandonar la componente humana.

Se ha hablado de cooperación de todos los agentes que forman el sector agroalimentario. Los sistemas de conocimiento e innovación agrarios (dados en llamar AKIS) han sido protagonistas de un Foro de Desarrollo Rural en el que se ha hablado de estudios universitarios, Formación Profesional y formación continua.

El asesoramiento también ha centrado muchos discursos, el cual debe ser independiente, profesional y generador de confianza, debiendo estar el agricultor y ganadero en el centro, los cuales también se deben implicar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *